"Aspectos relacionales en la base social de las cooperativas agrarias de comercialización: Efectos sobre la disposición de los socios a invertir y el desempeño de la cooperativa".

Titulación: Doctorado en Ciencias de la Empresa. Universidad de Murcia.

Doctorando: Gustavo Marcos Matás.

Directores: Miguel Hernández Espallardo y Narciso Arcas Lario.

Fecha: Enero de 2014.

 

Resumen:

La cooperativa agraria de comercialización se presenta como una de las alternativas organizativas a disposición de los agricultores para operar en los mercados agrarios. Se trata de una organización particular, con un grado de integración intermedio entre la empresa productora-comercializadora (mayor grado de integración) y la venta directa en el mercado a través, por ejemplo, de alhóndigas (ningún tipo de integración). En esta fórmula, los socios son propietarios y controlan, una característica de la jerarquía, pero también son proveedores de producto, lo que otorga a la relación una característica de mercado. Así, la cooperativa agraria se aprovisiona casi en su totalidad de las producciones de sus socios, los cuales además son sus propietarios, usuarios de sus servicios y supervisores de una organización que distribuye al beneficio de forma igualitaria sobre la base del uso o volumen comercializado por el socio. Estas características confieren al análisis de la relación socio-cooperativa un papel muy relevante en el estudio de las cooperativas.

Las cooperativas agrarias tienen que competir con otras formas de organización en unos mercados cada vez más competitivos, globales y desregulados, con frecuentes cambios legislativos, avances tecnológicos, y una demanda muy concentrada y con un gran poder de negociación. A esto se le unen los cambios en la demandas de los consumidores, con mayores exigencias en cuanto a calidad, seguridad, variedad y conveniencia. En este entorno, la capacidad para adaptarse a los nuevos cambios se presenta como un elemento capital para la supervivencia de cualquier operador, también los que se sitúan en el origen de la cadena, como es el caso de las cooperativas agrarias.

Sin embargo, la cooperativa es en ocasiones criticada desde el plano teórico por su ineficiencia a la hora de conseguir recursos para financiar inversiones, recursos que tienen que provenir fundamentalmente de los socios. Se argumenta desde esta corriente teórica que las cooperativas son ineficientes dado que los propietarios (los socios) tienen los derechos sobre la propiedad vagamente definidos. Por ello, esta forma de gobierno presenta mayores dificultades a la hora de afrontar estrategias de cambio y adaptación para competir en el mercado.

Por otro lado, en las cooperativas la heterogeneidad de los intereses de los miembros parece haber aumentado. En tanto que las cooperativas se orientan más hacia los consumidores, pasando de ser productores independientes de commodities hacia productores de productos específicos, necesitan de importantes inversiones, las cuales no favorecen por igual a todos sus miembros. La heterogeneidad de objetivos puede llevar a conflictos en los procesos de decisión, mermar la capacidad de coordinación y reducir el compromiso de los miembros y, con ello, su disposición a invertir en la cooperativa.

Esta heterogeneidad se va también amplificada como consecuencia de los procesos de concentración empresarial que han tenido lugar en los últimos años. En nuestro país las instituciones también han hecho hincapié en la necesidad que tienen las cooperativas de alcanzar el tamaño necesario para contrarrestar la concentración de la demanda y adquirir una dimensión competitiva. Como respuesta a estas iniciativas, el sector cooperativo ha experimentado un proceso de concentración empresarial a través de fusiones, adquisiciones, formación de grupos, integración en cooperativas de segundo grado, etc. que ha tenido como resultado la existencia de un menor número de cooperativas, pero de mayor dimensión. Un problema asociado a estos procesos es que llevan aparejado un aumento de la heterogeneidad de la base social de las cooperativas, lo que hace aumentar los conflictos ya comentados asociados a las mismas.

A pesar de que las cooperativas agrarias se enfrentan a los nuevos retos del mercado, a su supuesta ineficiencia para conseguir financiación y la heterogeneidad de sus bases sociales, éstas siguen operando en un número considerable y son muchos los ejemplos de éxito empresarial. Nos planteamos así como tesis del trabajo la existencia de factores en el ámbito de las relaciones de la cooperativa con su base social que contrarrestan estos problemas, factores pueden explicar la disposición de los socios a invertir y, en última instancia, el desempeño de la organización cooperativa.

Con todo ello, el objetivo principal de este trabajo es el de analizar los factores de la relación socio-cooperativa que influyen en la disposición a invertir de sus socios y el desempeño final de la cooperativa.

Los resultados permiten por un lado subrayar el efecto positivo que la orientación al mercado ejerce sobre la disposición a invertir de sus miembros y la moderación que ejercen los problemas de propiedad de las cooperativas limitando este efecto. Igualmente destacar el efecto de la heterogeneidad en la base social ejerce sobre esta disposición a invertir de los socios en su cooperativa, y el papel mediador y directo que desempeña también el oportunismo sobre ella. Por otro lado, los resultados reconocen la bondad de varios mecanismos de gobierno para controlar el oportunismo y explicar el desempeño de la cooperativa.